La imagen pertenece a la película «Vivir» del director japonés Akira Kurosawa, del año 1952.