La imagen pertenece a una escena de la película de Terry Gilliam «Las aventuras del barón Munchausen», del año 1988.