La imagen perteneca a la película «Fresas salvajes» del director sueco Ingmar Bergman, del año 1957.