La imagen pertenece a la película Freaks o La parada de los monstruos, del año 1932, dirigida por Tod Browning.