La imagen pertenece a una de las escenas finales de la peícula documental «El país del silencio y la oscuridad» del director alemán Werner Herzog, del año 1971.