La imagen pertenece a la película «Crónica de un niño solo» del director argentino de cine Leonardo Favio, del año 1965.